Mis proyectos

de diseño de interiores

RESTAURANTE CAN PELUT 

Can Pelut abrió sus puertas en 1978 y ha pasado por diferentes etapas y fases como todos los negocios. Con el paso de los años se fueron haciendo pequeñas reformas necesarias, pero no fue hasta Enero de 2017, cuando se decidió realizar una reforma completa, en la que no solo se buscaba renovar por completo el diseño sino ofrecer al cliente un espacio en el que sentirse a gusto, como en casa.

Tras un estudio previo, de las posibilidades del local, de las necesidades del cliente y del entorno, se realizó un proyecto en el que como se puede ver en las fotos, se tuvo en cuenta, colores neutros, materiales nobles, como la madera y la piedra, la clave estaba en mantener una linea muy clara y un fuerte contacto con la naturaleza. Si hay algo que no cansa y no pasará jamás de moda es lo natural.

Se tuvo en cuenta desde el diseño de las servilletas, el mantel individual de papel reciclado en color kraft, con las recomendaciones impresas, la iluminación de todo el local, estructura colgante con verdes varios, mobiliario cómodo y moderno...

 

Un tema importante a tratar fue la iluminación. Antes con luz fría y fluorescentes, ahora, luz tenue, y pensada en detalle y colocada puntualmente. Varios apliques negros con movimiento en los pilares, que fueron recuperados, antes estaban forrados y eran columnas cilíndricas. El cemento actual y original, le da fuerza al entorno. 

Al rededor del marco central del techo, se colocó una tira led para enfatizar el perímetro. Dentro de este, se encuentran unas estructuras para el aislamiento acústico, forradas con una tela elegida acorde al resto del local, sobre ella una estructura de malla forrada con verdes preservados creando un techo muy natural.

 

En la entrada principal, donde anteriormente se encontraba la nevera de postres, se diseñó una barra donde pueden esperar los clientes, el muro debajo de esta, forrado con baldosas hexagonales, con colores y materiales naturales y textura increíble. Sobre ella, un espectacular jardín vertical apiadado, el elemento principal que ve el cliente al entrar. 

Justo enfrente se encuentra un córner en el que parte del suelo fue forrado de esta misma baldosa y sube por la pared, creando así un efecto óptico. Una gran estantería, sirve de escaparate para promocionar productos.

 

Las barras anteriormente de granito verde y negro, fueron forradas por listones de madera de roble, iluminadas desde arriba con tiras led.

 

El mobiliario del restaurante, fue elegido con especial mimo. Las mesas de madera de roble, hechas a medida, tras muchas pruebas dado que el tacto que se buscaba era el de tocar madera y las betas al rozar la mano sobre ella. Las sillas de piel marrón, súper cómodas, al igual que las del comedor final, donde fueron elegidas unas mas sofisticadas, con envoltura en los brazos y en tono verde aceituna.

 

En esta misma zona, el fondo del espacio, es una obra de arte del gran artista Jaume Mir, que fue tapada en su anterior reforma. Recuperarla fue un regalo para el local y el dueño.

 

La parte inferior del local, fue todo un reto. La información que tenia, era que los clientes preferían no comer abajo, no era un lugar muy acogedor. Esa fue la clave para el diseño.

Nada más bajar se encuentra un pequeño rincón con un sofá chester, dos sillas y una mesita, la pared trasera, llena de bombillas de filamento, crean un ambiente especial. El interior del salón, fue rediseñado por completo. Previamente había unos ventanales empotrados en las paredes, se eliminaron y en el hueco de la pared se creó unas estanterías iluminadas para darle efecto de profundidad y de hogar.

En el resto de paredes, se colocaron estrategicamente cuadros relacionados con la comida italiana e Italia.

En hueco central del techo se diseñó una estructura a través de tuberías de cobre para iluminar el salón.

 

El baño de mujeres fue diseñado con mimo, se cambió todo, desde el pavimento, la pintura, las puertas, lavabo y water, creando así un lugar fresco, espacioso, neutro y limpio, en tonos verde menta y blanco roto.

Espejos alargados y baldosas modernas y coloridas.

 

En la terraza, la iluminación juega un gran papel, unas guirnaldas de bombillas ancladas entre el toldo y la fachada.

El mobiliario se cambió, las sillas, verdes, modernas y cómodas.

 

Un gran proyecto para un gran restaurante.

antes

después

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon